Proveedores de gestión de formación en línea. ¿Cómo funcionan las OPM?

10 mayo, 2021
philipp-katzenberger-1313578-unsplash

Las consultoras o proveedores de gestión de programas en línea (OnlineProgram Management Providers), conocidas como OPM, son empresas contratadas por una institución educativa para desarrollar y mantener sus programas en línea. Mientras que algunas OPM proporcionan solo la plataforma tecnológica y quizás apoyo a la «traducción» de cursos presenciales a programas en línea, otras ofrecen servicios completos, donde se gestiona todo el programa, desde el diseño del curso hasta la formación del profesorado o incluso toda la inscripción de los estudiantes[1].

Contexto de aparición e implantación de las OPM

Las OPM nacen a consecuencia de la expansión de los programas en línea en el mercado estadounidense, uno de los más grandes del mundo. A medida que el mercado iba madurando, las instituciones se enfrentaban a dificultades (tiempo, dinero, conocimiento, etc.) para planificar y ejecutar una transición a una oferta formativa en línea de calidad. Esta problemática se ha intensificado recientemente a raíz de la pandemia del Covid-19 por la necesidad de muchas instituciones de incrementar (o crear de cero) su cartera de educación en línea. 

Muchas instituciones «tradicionales», se han servido de las OPM para crear y escalar rápidamente programas en línea para responder a estrategias de crecimiento u otras necesidades corporativas como la diversificación de flujos de ingresos. Estas universidades podían verse perjudicadas en la carrera hacia el mercado del e-learning, porque no disponían de los recursos internos necesarios tales como recursos tecnológicos, capacidad de maniobra o conocimiento del mercado de la formación en línea, y, la asociación con una OPM los permitía concentrarse en lo que hacen mejor, dejando para el proveedor actividades que quizás están fuera de la misión principal de la institución.

El mercado de las OPM está en crecimiento. Una encuesta realizada por la empresa Eduventures[2], estimaba que para 2020 las OPM conseguirían en el mercado de Estados Unidos un volumen de negocios cercano a los 2,5 mil millones de US$ en ingresos, llegando a cubrir un 18% del mercado de EE. UU. (500 instituciones). Según otra investigación de mercado de Research and Markets[3], se prevé que el mercado global de las OPM crezca más del 14% anual hasta el 2025.

Servicios que ofrecen las OPM

Dependiendo de la modalidad de contrato de cada proveedor, en el paquete estándar que ofrecen las OPM se pueden encontrar servicios como:

  • Captación y matrícula de estudiantes.
  • Retención de estudiantes y graduados.
  • Marketing de programas, investigaciones de mercado y generación de leads.
  • Diseño y desarrollo de programas y planes de estudio.
  • Implantación de tecnología.
  • Producción de contenido.
  • Atención a los estudiantes: asistencia técnica y operaciones. Servicio atención 24×7
  • Apoyo al profesorado en la toma de decisiones y en su formación.

Ventajas de asociarse con una OPM

Según otro estudio[4] de 2017, uno de los principales factores por los que las instituciones seleccionan las OPM es por su capacidad de integrarse con sus Sistemas de Relación con el Cliente (CRM), los Sistemas de información al Estudiante (SIS), así como con otros sistemas de datos y plataformas existentes. Esta integración facilita la captación de datos y el uso de técnicas de análisis predictivo para aumentar las tasas de éxito, de retención y graduación de sus estudiantes. Además, también pueden ser útiles como apoyo a la toma de decisiones que afecten a otros servicios o actividades de la universidad. Por ejemplo, algunas OPM tienen amplia experiencia en el área de márqueting y pueden ayudar a las universidades y escuelas a dirigir sus programas académicos hacia nuevos públicos.

Las OPM ayudan a las instituciones educativas a poner rápidamente en el mercado (time-to-market) sus programas en línea con la aportación de capital inicial, proporcionando infraestructura tecnológica, haciendo el diseño instruccional o interviniendo en la planificación. Esto permite a estas instituciones absorber los costes y riesgos de puesta en marcha, tales como el aumento de mano de obra, la capacitación del profesorado, la sobrecarga de trabajo en el personal académico, la adquisición de la plataforma tecnológica, etc. Esta rápida salida al mercado en línea facilita la vez una rápida recuperación de la inversión.

Otro aspecto a tener en cuenta es el asesoramiento y recomendaciones que pueden dar las OPM en la toma de decisiones estratégicas de la institución. Los equipos OPM proporcionan experiencia técnica y un grado de especialización en determinados procesos universitarios que pueden compartirse con la universidad en el momento que contratan sus servicios. 

Riesgos al contratar un OPM

Puede parecer que todo son ventajas. Sin embargo, a la hora de tomar la decisión de asociarse con una OPM para dar el salto a la educación en línea también puede haber inconvenientes. La participación de un tercero (en este caso una empresa con fines de lucro) en la prestación de servicios tan directamente relacionados con la enseñanza y el aprendizaje (actividades nucleares de la universidad) presenta riesgos potenciales para la calidad y el valor de la educación.

La OPM y la universidad suelen vincularse en contratos de larga duración. En ellos, puede haber acuerdos y cláusulas que impidan a la universidad finalizar el contrato de forma anticipada. Por lo tanto, se ve dificultada la posibilidad de sondear nuevas relaciones con otros proveedores que se ajusten más a sus intereses o si aparecen discrepancias.

Además, debe tenerse en cuenta que muchos de estos acuerdos a largo plazo contemplan la participación de la OPM en los ingresos por matrícula de los cursos, que, dependiendo del contrato, puede oscilar entre el 35 % hasta llegar al 80% por períodos de hasta 10 años. Se han dado casos en este tipo de contratos, en el que la institución puede llegar a perder el control sobre los programas.

La pérdida de control, ante una entidad con ánimo de lucro presionada para conseguir determinada ratio de matrícula en su servicio, puede conllevar la aparición de determinadas prácticas de reclutamiento agresivas que pongan en riesgo la reputación de la universidad, con los consiguientes perjuicios en su imagen y marca.

Esta reducción en el control por parte de las universidades, puede afectar también a la información y datos personales de los estudiantes, ya que algunas OPM puedan llegar a compartirlos con terceros de forma fraudulenta y lucrativa. 

Dependiendo de las políticas reguladoras educativas y en materia de contratación de cada país, especialmente en el terreno del servicio público, las OPM pueden encontrarse con unos límites más o menos estrictos en el despliegue de sus servicios. En EE. UU. y algún otro país, ha habido recelos en escuelas y universidades públicas que las han acusado de exceder sus atribuciones en un terreno sujeto exclusivamente a control público.

Por lo tanto, como bien se refleja en la Guía para Universidades de NewAmerica[1], las instituciones deben tener cuidado ante las prácticas depredadoras de algunas OPM, analizar bien qué servicios necesitan y cuál de estas organizaciones pueden suministrarlos de manera más eficaz, sin llegar a perder nunca el control de determinados procesos clave, especialmente los académicos. 

Sin embargo, la elección del mejor proveedor OPM o el mejor tipo de contrato también es un proceso complicado, ya que en el mismo informe se recogen las declaraciones de los expertos de Moody’s, donde advierten que no hay suficiente investigación publicada sobre las tasas de éxito de las OPM ni de sus resultados financieros o educativos

Modelos de contratación o relación con las OPM

En cuanto al modelo de relación con la OPM, los modelos de los proveedores consultados confirman las tendencias del sector donde cada vez más los clientes se decantan por contratos flexibles como los de tarifa por servicio o «a la carta«. The Century Foundation recopiló[5] más de cien de estos acuerdos y tiene un análisis muy detallado de más de doscientas instituciones sobre sus relaciones con las OPM. Habitualmente se dan estos tres casos generales:

Tradicional: reparto de Ingresos 

El proveedor OPM proporciona el capital inicial u otros recursos necesarios y reparte los ingresos con la institución. Es una relación de apoyo estratégico a largo plazo que puede incluir la creación, lanzamiento y mejora de programas en línea, junto con otros tipos de proyectos o servicios de asistencia. A cambio de una parte significativa en los ingresos del programa, (que como se ha citado anteriormente puede moverse en la relación del 35-80 %), el proveedor puede llegar a proporcionar al cliente la mayoría de servicios necesarios para crear un programa en línea, asumiendo la OPM los costes y riesgos que se deriven.

Fee-for-Service: pago por tarifa predeterminada 

La institución paga los costes (infraestructura, capital y otros recursos) y retiene todos los ingresos. La universidad contrata a la OPM por un precio fijo y solamente para realizar un determinado servicio (investigación de mercado, mejora de programas, etc.) sin la opción a que estos participen en los ingresos. 

Co-inversión 

En este modelo de asociación tanto la OPM como la institución comparten responsabilidades con respecto al capital inicial y a los ingresos. Esta división de aportaciones conlleva por ejemplo que los costes de inversión en el lanzamiento de un nuevo curso disminuyan. 

Principales proveedores OPM

Entre los principales proveedores (que controlan gran parte del mercado), se encuentran los que se han  consultado para redactar este artículo: Pearson Education, 2U, Wiley y Academic Partnerships.

Otros proveedores que también hacen OPM son: 

All Campus

AnswerNet 

Bisk

Education Services

Aeon Learning

Black Belt Help

Blackboard

CapEd

ChinaEdu Corporation

Colegios Education

Elevate Higher Ed

ELSMERE Education

Everspring

Extension Engine

Hellix Education

iDesign

Lumerit

Quottly

Relearnit

Schoolguru

Udacity

Synergia Education

Unicorn Training

Apollidon Learning

Meteor Learning

Capabilia

Orbis Education

Shorelight

CAPDM

Emeritus

Trilogy Education Services

Medvarsity

UNICAF

Coursera

EDX

FutureLearn

OpenLearn

Evolución del mercado de consultoras OPM

Como se apunta en el informe antes citado de Research and Markets[3], se considera que factores como el crecimiento del e-learning, el desarrollo de las infraestructuras de internet, la necesidad de la mejora continua de habilidades y la disponibilidad de cursos en línea asequibles, contribuirán al crecimiento del mercado de gestión de programas en línea durante el periodo 2020-2025. 

Especialmente destacado será el crecimiento en programas donde la modalidad en línea sea más rentable o más escalable que la presencial, como las maestrías, y en particular de aquellas de áreas con mayor demanda: ciencia de datos, negocios (MBAs), etc.

Los autores de este estudio consideran Europa y Norte América las regiones emergentes para el mercado OPM global, ya que albergan las principales instituciones educativas y las de más renombre. A continuación vendría la región de Asia Pacífico (APAC) donde la infraestructura educativa y de e-learning está experimentando un aumento en la demanda de cursos en línea y es probable que aumente las perspectivas de influencia del mercado. La adopción de los estándares de e-learning por parte de muchos países latinoamericanos propiciarán también, según los investigadores, un impulso de la formación en línea en la región y la demanda de servicios de este tipo de proveedores. 

Consideraciones antes de contratar una OPM 

Cada institución tiene unas características, necesidades, objetivos y planes estratégicos concretos que determinan e impactan sobre la definición de los elementos y agentes que forman parte de su modelo formativo, la forma cómo se organizan internamente y el modelo de servicios que brindan a sus estudiantes. La aplicación e implementación de la modalidad en línea debe reflejar todos estos elementos, ya que, en definitiva, en ellos radica la diferenciación de cada institución en el mercado, y la garantía de mantener sus estándares de calidad y su singularidad.

La OPM que apoye a esa institución en la tarea de desplegar su modalidad en línea debe atender a su diferenciación y debe exigir garantizar unos estándares e indicadores prefijados por la propia universidad. Estos estándares tienen que ser evaluados y controlados por la institución para asegurar el tipo de servicio que desean.

El hecho disponer previamente de un plan estratégico que incorpore la implementación de la modalidad en línea y de una definición meditada y consensuada del modelo educativo y de servicios de la universidad, debería ser la base sobre la que cada OPM presentase su propuesta de servicios, adaptada y diferenciada de las demás

Bibliografía

[1] Alejandra Acosta, Clare McCann, & Iris Palmer. New America (2020). Considering an Online Program Management (OPM) Contract. A Guide for Colleges. https://files.eric.ed.gov/fulltext/ED609143.pdf

[2] ICEF Monitor (2015) Private partners helping to drive growth of US higher education online (2015)

https://monitor.icef.com/2015/10/private- partners-helping-to-drive-growth-of-os-higher-education-online/ 

[3] Research and Markets (2020) Online Program Management Market – Global Outlook and Forecast 2020-2025. 

[4] Wiley. Education Services. (2017) Top 3 Requirements Institutions Have for OPM Providers (Infographic). https://edservices.wiley.com/wp-content/uploads/2017/05/OPM-and-Beyond-3-Requirements-for-Providers-Infographic.pdf

[5] Margaret Mattes. The Century Foundation (2017) The Private Side of Public Higher Education. https://tcf.org/content/report/private-side-public-higher-education

Autor / Autora
El eLearn Center impulsa la evolución del modelo educativo de la UOC desde la innovación en el aprendizaje